Noticias

ESPERANZA SIN LUZ Y CON ÁNIMOS CALDEADOS

El corte que visibilizó calidad de servicio y a la política

El viernes último, a las 14.20 hs, con termómetros orillando los 40° de temperatura, casi toda la ciudad quedó sin energía electrica. El paso de los minutos y luego de las horas, remitió a la experiencia vivida en los primeros días de febrero de 2017 cuando se incendió la planta transformadora de la ciudad, que provocó destrucción total y secuelas que perduraron.

Más tarde, la empresa de energía, EPE, informó que se desenganchaba el transformador ubicado en ruta 6, en busqueda del desperfecto. Se identificó que un conducto de 13 KW estaba dañado. Debió afectarse a personal capacitado en red subterránea para rehabiliar el suministro, hecho que ocurrió 10 horas, 20 minutos después. Es decir, a media noche, la ciudad permanecía a oscuras, con escasa información ante la falta de medios electrónicos funcionando. 

Se sumaban interrogantes sobre las causas del desperfecto.

En medio de esos ánimos de contribuyentes que saben que pagan la energía más cara del país, mientras se argumenta que hay inversiones permanentes y escasos cortes, se vivía en una vivienda particular, perteneciente al Director Vocal de EPE, Lic Mauricio Weibel , y donde participaba el vicegobernador de la Pcia Carlos Fascendini- suegro del primero- una reunión social. La presencia de generadores eléctricos, luces potentes y orquesta en vivo, alertó a los vecinos y generó suspicacias en torno a la pertenecia a la EPE de los generadores. Esa versión fue denegada enfáticamente por allegados a la organización de la fiesta, atribuyéndolos al servicio del grupo musical que actuaba.

Este medio intentó entrevistar a los mencionados, hecho que hasta ahora no pudo cristalizarse.

La amplificación del malestar de muchos vecinos, identificados con nombre y apellido en las redes, fue notoria. Ironías, pedidos de renuncia o simplemente indignación, fueron la nota recurrente.

Hasta allí los hechos.

Ahora las opiniones.

La primera. Pese al anuncio de septiembre- un mes antes de las elecciones – de 2017,  de una inversión superior a 39 millones de pesos, formulada en la Soc Rural, por el Gobierno de la PCIA, para hacer a nuevo la central de Esperanza, y casi un año después del sinietro, las instalaciones que prestan servicio a Esperanza, se encuentran en estado de precariedad, más allá de los esfuerzos tecnicos que pueda hacer el personal de la EPE. Por ende, y ante un período por delante de altas temperaturas, hay bases fundadas para temer por la calidad de la prestación a corto plazo.

La segunda consideración es política y viene de la mano de algunas preguntas. Es lícito que un funcionario público realice una fiesta con importante despliegue en su casa? La respuesta es sí.

El funcionario en cuestión, vocal del Directorio de EPE, o allegados a él refieren no haber usado generadores de la empresa para favorecerse. Por lo cual, si eso puede corroborarse, tampoco afectaría el interés público.

Pero las dimensiones que tomó el tema en la opinión pública indican que va más allá de lo lícito ó lo ilícito. Escaló a un plano donde la palabra “empatía” podría servir para encauzar el debate. La empatía es el compromiso afectivo de una persona ante una realidad ejena- dice el diccionario-, es la capacidad de condolerse con otro, de ponerse en lugar de otro. La empatía está ligada a la sensibilidad y es eso lo que puede reclamarsele a cualquier político o dirigente que se postula o conduce en representación de los ciudadanos.

Quizás con ese encuendre debe leerse la reacción de enojo plasmada por usuarios de las redes sociales, por la realización de una fiesta que protagonizaron funcionarios públicos provinciales, mientras la ciudad estaba  padeciendo un corte sin atenuantes, de parte de una empresa que en cierta medida administran.

En el mismo seno del partido de los dirigentes en cuestión, la UCR, se han generado planteos por lo vivido el viernes y puede haber repercusiones futuras.

Y finalmente, una opinión sobre la difusón de la noticia. Ante la llegada de muchos mensajes preguntando si trataríamos el estado de ánimo que afloró en las redes, especialmente en facebook, la respuesta es sí, lo tratamos. Nobleza obliga, tampoco sufrimos ninguna presión para no hacerlo.

Consideramos en este programa, que es un dato relevante de la realidad el protagonismo de ciudadanos identificados, no anónimos y expuestos a críticas que se comprometieron con lo que pensaban y que más allá de los medios tradicionales hicieron uso de la herramienta más democrática que dado la tecnología en los últimos años: internet y las redes sociales.

 

Anali Oberlin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *